martes, 23 de octubre de 2012

Coleccionar o invertir en antiguedades



Una antigüedad, de acuerdo a la Wikipedia, es un objeto que ha alcanzado una edad que le hace testigo del pasado. Un objeto debe tener al menos 100 años de haber sido creado para ser considerado una antigüedad digna de formar parte de la colección.

Un coleccionista puede serlo cualquiera, también es cierto que no todo el mundo puede permitirse adquirir determinadas piezas.

Pero el verdadero placer de coleccionar objetos antiguos, independientemente de su valor, es el placer que produce tener una pieza antigua de las que ya quedan muy pocas o ya no quedan. Este placer se hace mayor a medida que la colección de antigüedades va creciendo a fuerza de buscar y rebuscar en almonedas, anticuarios y rastros de segunda mano.

Sin embargo una colección completa de antigüedades sobre una temática determinada constituida de piezas de bajo valor puede alcanzar una cotización alta, precisamente por ser una colección completa.

Cuando hablamos de inversión, la más segura es en antigüedades; sin lugar a dudas, una pieza de valor reconocido y autor cotizado. Ya que estas cosas nunca pierden valor al contrario se revalorizan según pasa el tiempo.

A la hora de buscar una diferencia entre ambos no encontraríamos ninguna sino más bien similitudes, ya que a fin de cuentas los dos compran antigüedades por pasión o por inversión.


RESUMEN: Existen antigüedades y colecciones de antigüedades muy cotizadas en el mercado. Bien, por ser una gran colección o por ser un objeto cuyo valor y significado sea muy amplio.
A la hora de decidir si es mejor una u otra diríamos que las dos forman parte de la compra de antigüedades con un valor personal infinito, que no siempre está al alcance de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario